jueves, 13 de septiembre de 2012

Obscurorum Virorum

A pesar de lo que se cree, el auge de la brujería no estuvo en el Medioevo sino entre los siglos XV y XVII. Coexistió con la Reforma, con el nacimiento del Estado y el de la ciencia moderna. Durante toda la primera parte de la Edad Media, la brujería era considerada una superstición. El clero era escéptico ante los poderes mágicos y un sínodo alemán del año 785 condenaba como herencia pagana la práctica (popular) de quemar las brujas.

La perspectiva cambió radicalmente a comienzos del s. XVI. Después de las hambrunas, la peste negra, los cismas y las rebeliones, la gente y las autoridades comenzaron a buscar culpables y no encontraron nada mejor que las brujas; el pueblo creía en ellas y muchos intelectuales confiaban en la magia hermética. Bastó un breve período de prosperidad (1525-1560) para que decayeran los procesos por brujería. Luego renacieron hasta alcanzar su mayor ferocidad en el siglo XVII, cobrándose medio millón de víctimas.
Todos, “desde el papa Juan XXII, Calvino, Lutero y los sectores más progresistas de la sociedad (incluyendo a pensadores como Jean Bodin) creían firmemente en el poder de la magia negra. De paso, católicos y protestantes aprovechaban para acusarse mutuamente y ambos culpaban a los judíos.
Debemos recordar que nos somos solo carne y hueso, existimos como un alma, como algo que está más allá de lo material. Las Artes Oscuras sonuna habilidad práctica y no una serie de hechizos a recitar. Si existen hechizos son solo guías de símbolos a trabajar para poder lograr ciertos estados pero ningún hechizo contiene poder dentro de sí, solo recrean ciertos efectos si se sabe trabajarlos. La Brujeria es la antítesis de la Necromancia porque esta se apoya en recitaciones al Dios y la Diosa que cualquier adolescente puede componer pero que no tienen poder alguno. El Necromante tampoco se apoya o trabaja con dioses en específico, se apoya exclusivamente en su habilidad personal, en las fuerzas invisibles dan forma a nuestro mundo, ya estemos contemplando el paso de las estaciones, el paso de la Luna en los mares de la tierra o la química que parece existir entre dos personas que se aman.
Las Artes Oscuras significan trabajar con la magia, en cualquiera de sus acepciones. Significa entender estas energías, desde la Ira de la una tormenta en Verano o la tensión sexual entre dos personas. Las brujas y brujos saben cómo utilizar estas energías y también saben que la magia es una herramienta muy poderosa. La Brujería adora y respeta los principios de la naturaleza y de la fuerza natural, se ciñe a la adoración de una energía universal única, que puede tener miles de nombres y puede ser interpretada de múltiples formas. También, cree en la existencia de entes elementales y espíritus, que no son más que las representaciones de esa energía única y potente que unifica el poder de la naturaleza y el poder personal. Por lo tanto, estas artes viejas son una protociencia, una Antigua Religión que comenzó a desarrollarse desde los tiempos remotos cuando el hombre dotó de fuerza y personalidad a determinadas energías que aun carecen de adjetivo y explicación.
He aquí una representación de ellas…




sábado, 8 de septiembre de 2012

Calaveras

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Posted by Picasa

jueves, 6 de septiembre de 2012