miércoles, 31 de octubre de 2012

Yo tu voz, yo tu boca, yo tus ojos, pero tú mi luz...

Pasábamos por el cementerio.

-¡Qué mal se debe estar ahí dentro!
-¡Hombre! ¿Por qué dices eso? ¡Qué pensamientos más raros se te ocurren!
-¡Ya ves!
El ciprés parecía un fantasma alto y seco, un centinela de los muertos.
-Feo está el ciprés...
-Feo.
En el ciprés una lechuza, un pájaro de mal agüero, dejaba oír su silbo misterioso.
-Mal pájaro ése.
-Malo...
-Y que todas las noches está ahí.
-Todas...
-Parece como si gustase de acompañar a los muertos.
-Parece...
Camilo José Cela (La familia de Pascual Duarte)



 
 
 
 
 
 
Posted by Picasa